VoIP, ¿ ha llegado su madurez ? – Segunda Parte

Destacado

Las empresas están confiando de forma creciente en la VoIP para sus comunicaciones gracias a que actualmente se garantiza un servicio de calidad. Los modelos de implementación VoIP pueden variar en función del tamaño y necesidades de la empresa, el autónomo o incluso el residencial

Hay diferentes modelos de implementación de VoIP y una de sus mayores virtudes es la movilidad, la telefonía IP utiliza internet como medio de comunicación y, de esta forma, a través de una conexión en banda ancha usted puede activar su línea SIP en cualquier lugar del mundo, trabajando como si estuviera en su empresa o domicilio habitual.

Sigue leyendo

VoIP, ¿ ha llegado su madurez ?

Destacado

Llevamos mas de 16 años hablando de VoIP dentro del mundo de las telecomunicaciones y ahora por fin parece que ha llegado su madurez, anteriormente había problemas como el retardo y los ecos en las llamadas, estas dos causas principalmente han dificultado su adopción a pesar de las grandes ventajas que ofrece, por fin ahora y a fuerza de no decaer en el intento, está suficientemente madura para mostrar una fiabilidad que hace algunos años no podía garantizar, toda gracias al caudal de Internet existente en la actualidad.

Puede que quisiéramos que madurase antes de tiempo, VoIP  ha sido una tecnología que a pesar de su enorme potencial no terminaba de funcionar por el poco ancho de banda y baja calidad del mismo, una vez superadas las dificultades y ante la creciente necesidad de las empresas de una reducción de costes y mayor comunicación a nivel nacional e  internacional. Creemos que por fin ha llegado su momento debido a lo anteriormente expuesto y a que las funcionalidades que ofrece VoIP pueden ser básicas, complementarias o avanzadas, en función de las necesidades y requisitos de cada empresa, estos servicios al ser escalables pueden agregarse y eliminarse en función de las necesidades de la misma.

Sigue leyendo

Resumiendo

Lo que debemos hacer es reflexionar y hacernos una simple pregunta: ¿es útil la telefonía IP? La respuesta es sencilla, a efectos prácticos encontramos todo tipo de ventajas, entre las que destaca una cada vez más creciente cobertura de la banda ancha, la fibra y la magnífica versatilidad de esta tecnología, que permite ser personalizada según nuestras necesidades amén del ahorro que nos proporcionará, tanto en mantenimientos de estructura como en las llamadas.

Cada vez hay más compañías que nos brindan este servicio, ofreciendo servicio de centralitas virtuales, números SIP y geográficos, con lo que la oferta es amplia y, sobre todo, resulta competitiva; hay donde escoger.

La problemática hasta ahora ha sido el ancho de banda, hoy por suerte tenemos buenas conexiones ( Terrestres, Wimax, Satélite, 3G, etc… ), eso sí, siempre dependerá del que tengamos contratado, si nuestra empresa quiere iniciarse en la telefonía IP y requiere que las llamadas estén siempre operativas la mejor manera de empezar es con un sistema IP manteniendo líneas de Backup. El resto consiste en comparar los precios entre los diferentes proveedores y ver cuál es el que nos ofrece el mejor pack de servicios.

Como todo en esta vida, la telefonía IP tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero estoy convencido de que es el futuro, sobre todo de cara a las empresas.

Al no seguir los sistemas rígidos de la telefonía terrestre se puede adaptar a las necesidades actuales con la misma velocidad y eficiencia que como lo ha hecho la propia Internet, así que podemos decir sin temor a equivocarnos que ambos campos se desarrollarán en conjunto con el paso del tiempo.

La telefonía IP acaba de aparecer como aquel que dice y ya se ha posicionado como una alternativa sólida en telefonía, le queda un prometedor futuro por delante!!!!!!

La telefonía IP otorga beneficios inmediatos en sus comunicaciones telefónicas como:

Reducción de costes (equipamiento) y operativos (mantenimiento)

Movilidad de los usuarios

Sin riesgo de obsolescencia

Mantenimiento de una única red de voz y datos

Costes por tráfico de voz reducidos y predecibles

Disponer de los últimos avances tecnológicos sin invertir en ellos

Aumento de la productividad

Podemos resumir diciendo que VoIP es una tecnología que tiene todos los elementos para su rápido desarrollo, las empresas ya conocen la tecnología y sus ventajas y empiezan a demandar soluciones a medida, además los principales operadores mundiales están promoviendo activamente el servicio IP a las empresas.

¿ Pero como…

… puedo utilizar la telefonía IP en un entorno doméstico? ¿ y en una Empresa ? ¿Tiene una utilidad práctica?

Analicémoslo:

Imaginemos a alguien que vive con más gente en una casa y esa persona desea tener su número de teléfono propio, diferente al número fijo principal.

En dicha casa contamos ya con una conexión de banda ancha, por lo que crear nuestro propio softphone sería tan sencillo como ir a un proveedor de telefonía IP, comprar uno de sus planes más económicos (por ejemplo, un número regional y una línea –entrada y salida-), y comenzar a llamar, ¿Qué haría de teléfono? En principio podemos usar nuestro propio ordenador (siempre que tengamos auriculares y micrófono), de forma que lo transformaríamos en un softphone (recordemos que también requeriríamos de un software específico).

La otra opción es comprar un teléfono IP al uso, más directo y sencillo, el proveedor de telefonía IP ya nos da una cuenta SIP, por lo que no tendremos que preocuparnos prácticamente por nada. Bien, nuestro personaje ya tiene un cliente SIP y un terminal IP que hará de teléfono, de forma que puede realizar llamadas sin ningún tipo de problemas con su propio número de teléfono.

A partir de ahí las posibilidades son ilimitadas: desde llevarme mi softphone a cualquier parte y llamar muy barato en cualquier parte del mundo donde tenga conexión a Internte hasta configurar el  software instalado para imponer horarios de uso, contestadores automáticos que envían los mensajes a nuestro e-mail, etcétera.

El caso doméstico está muy bien, pero dada la versatilidad de la telefonía IP es quizá el caso menos llamativo, e incluso el menos usado. Veremos el verdadero potencial de estas redes en empresas.

Si queremos que nuestra empresa entre de lleno en la telefonía IP la mejor manera es renovar el parque telefónico por completo, eliminando las conexiones terrestres de toda la vida y pasando únicamente a la telefonía IP, esto supone desinstalar cualquier vestigio de telefonía analógica (como líneas RDSI o RTB), crear una centralita, adquirir teléfonos IP (es la forma más fácil y fiable), y contratar tantas líneas de entrada y salida como necesitemos.

Aparte, contar con los números geográficos que siempre hemos tenido en la empresa o incluso solicitar nuevos números geográficos si fuera necesario, ayudará a que nuestros clientes puedan llamarnos como lo han hecho siempre.

Entre las ventajas que podemos encontrar, que son muchas, es que es posible atender llamadas en cualquier parte del mundo simplemente con llevarnos nuestro softphone, además de redirigirlas a cualquier otro terminal, establecer horarios y personalizar hasta la opción más anodina, también podemos crear tantas extensiones como queramos y redirigir allí las llamadas: así que si un día estamos enfermos siempre podemos seguir trabajando en casa.

El último caso con el que nos podemos encontrar es el de una empresa que no quiera deshacerse de su red de telefonía terrestre y, al mismo tiempo, desee entrar en el terreno de la telefonía IP. En este caso, imaginemos que nuestra empresa cuenta con una red RDSI completa (con varias extensiones) y la queremos acoplar a una red de telefonía IP.

Para ello, tendremos que contar con un ATA o Gateway, de manera que la línea terrestre pasará a IP y, por ende, a una centralita. Una vez hecho esto, y contratado el servicio, las entradas se realizarían por IP, y las salida por IP o bien por terrestre ( podemos dejar una RDSI de Backup ), la ventaja principal de este sistema es que contamos con dos sistemas para sostener las llamadas, de forma que si fallara uno por el motivo que fuese podríamos contar con el otro como alternativa viable.

Además, ya contamos con una estructura montada, de manera que el gasto económico debería ser inferior, es un sistema híbrido que puede ser de gran utilidad a la hora de iniciarse en este mundo tan complejo y, si la cosa va bien, siempre podemos hacer el paso completo a telefonía digital.

Equipos

La centralita IP puede ser un aparato diseñado y preparado para este fin, hoy en día todas las marcas tradicionales de Centralitas Físicas tienen modelos que soportan VoIP,  o bien un ordenador convencional al que se le instala un software específico.

Software que hace de centralita:

Los dos más utilizados en la actualidad son 3CX y Asterisk.

3CX funciona bajo entorno Windows, y su principal ventaja es que funciona como una centralita tradicional: llamada por extensiones, grupos de búsqueda de teléfonos, buzón de voz, o incluso respuesta interactiva de voz por menús, etc… La mayor ventaja de 3CX es que al manejarse en Windows su versatilidad queda patente en seguida, además de que existen muchos usuarios familiarizados con el sistema operativo de Microsoft, por lo que 3CX no les resultará desconocido. Además, su integración es tal que funciona a la perfección con aplicaciones de Exchange, lo que facilita mucho las cosas.

Aunque hay disponible una versión gratuita, 3CX es un programa de pago que, aun así, existe una amplia comunidad que apoya y colabora en su desarrollo, y tiene un foro donde ponen en común todas sus dudas y soluciones.

El otro software de centralita utilizado, como hemos avanzado antes, es Asterisk, siendo el más utilizado en la actualidad.

Asterisk es, en ciertos aspectos, antagónica a 3CX, ya que está basada en Linux y es software libre, aunque cuenta con una versión para Windows, lo cierto es que la versión para Linux es la que más soporte recibe, ya que es su plataforma nativa.

La principal ventaja de Asterisk es su coste (es gratuito, vamos) y su amplio potencial al contar con una comunidad muy activa, algo que se ha empezado a ver en muchas empresas, que han optado por este software en sus centralitas IP. Su hándicap es que es difícil de gestionar y de mantener, por eso es importante contar con alguien que entienda y la gratuidad desaparece.

En realidad Asterisk no es mejor que 3CX, ni viceversa; cada usuario deberá estimar qué opción le conviene más en cada caso, y cuál podrá manejar mejor.

Como hemos adelantado antes, una de las ventajas de la centralita es que podemos usar un ordenador cualquiera como tal, con sólo instalarle un programa. Pero también contamos con aparatos diseñados única y exclusivamente para tal fin, de hecho, la gran mayoría de estos aparatos han sido ideados para realizar solamente las funciones de centralita IP, incorporando en su interior, por lo general, un Asterisk diseñado, modificado y empaquetado para que funcione a la perfección en todo lo que se le pida, la forma del aparato es totalmente aleatoria, en el sentido de que el fabricante lo diseña según sus propias especificaciones, aunque no suelen ser demasiado grandes (algunas incluso podrían pasar por un simple router).

A partir de aquí tenemos un número indefinido de fabricantes de centralitas físicas diseñadas para funcionar de manera óptima.

Centralita,… y teléfonos.

Los teléfonos son los terminales que utilizaremos para comunicarnos con nuestros destinatarios, estén donde estén. En la telefonía tradicional siempre se ha requerido un terminal que se conecte a un punto de red telefónico, pueda realizar la marcación de un número y tenga un micrófono y un auricular para poder escuchar y hablar.

En la telefonía IP esto no es muy distinto; en realidad, se puede usar cualquier terminal que disponga de estos elementos para poder usarlo como un teléfono. De ahí su versatilidad.

Escogiendo ejemplos más claros y vistosos, Cisco posee terminales que a la vista pasan por teléfonos normales, aunque su forma y su pantalla de cristal líquido ya indica que esconden secretos… Y básicamente, esos secretos son que además de conectarse directamente a un puerto Ethernet (e incluso ser compatible con PoE), se configuran como un router y son tremendamente versátiles.

Grandstream es otro fabricante de teléfonos IP, con modelos con soporte para 4 líneas IP, o hasta 6 líneas IP. Es muy interesante ver cómo incluso los teléfonos IP siguen diseños muy parecidos entre sí, pero que conservan algunos detalles de los clásicos teléfonos, como el auricular con cable trenzado, los botones con los números o el altavoz para el manos libres. Hay cosas que no cambian…

Yealink es una marca que realiza teléfonos IP muy interesantes, ya que las pantallas integradas son muchas veces en color, sencillos teléfonos con multitud de opciones.

No nos olvidemos que la clásica Gigaset , que hace unos teléfonos híbridos para los que no acaban de decidirse a dar el salto, un teléfono con un diseño muy convencional pero que incorpora tanto una toma analógica como IP, cogiendo lo mejor de ambos mundos.

Otros:

Un softphone no deja de ser un programa que sirve para convertir un terminal (PC, portátil, Smartphone) en un teléfono IP a todos los usos. Así, podremos hablar por teléfono desde nuestro ordenador, por ejemplo, siempre que tengamos una conexión a Internet, unos auriculares o altavoces y un micrófono.

Quizá esto os suene a lo que podemos hacer con Skype desde hace tiempo, ya que fue uno de los primeros en introducir esta opción y en hacer de un ordenador un terminal telefónico. Mencionamos el caso de Skype no sólo por ser de los primeros, sino por usar el sistema P2P para la transmisión de datos.

Naturalmente, no es P2P lo que usan los softphones actuales, de manera que tenemos una buena cantidad de programas que son capaces de transformar un terminal cualquiera en un teléfono: CounterPath, OpenWengo, Nexge, sipXphone, Adore Softphone, Express Talk, Zoiper, Vippie o SJPhone, por poner sólo unos cuantos ejemplos.

Otro programa para softphone: CounterPath

Tras esto puede surgirnos una duda muy lógica: ¿puedo realizar llamadas por Internet desde mi teléfono móvil?

Sí, siempre que tengamos una conexión permanente 3G. Existen multitud de programas para los diferentes sistemas operativos.

Nos queda claro que prácticamente cualquier aparato dotado de los elementos antes citados se puede convertir en un teléfono IP gracias a ciertos programas,

Sí, no tenemos excusa para pasarnos a la telefonía IP…

En el mercado existen diversos aparatos para dotar de propiedades IP a teléfonos analógicos, y es que no siempre vamos a contar desde el principio con la infraestructura idónea para convertir nuestros terminales en teléfonos IP. De ahí que siempre vaya bien un poco de ayuda…

Por ejemplo, existe un aparato llamado ATA o GateWay que básicamente nos permite conectar teléfonos analógicos a un cliente SIP. La forma y apariencia de un dispositivo ATA no se diferencia demasiado al de un pequeño router o un switch de escasas bocas.

Entre sus ventajas tenemos que ofrecen una calidad de sonido incluso mejor que los teléfonos virtuales, son independientes de cualquier sistema operativo (y, por lo tanto, de virus o fallos), no requiere de un aprendizaje extra por parte del usuario, y consume menos energía. La única desventaja destacable es que no es tan versátil ni transportable como un teléfono IP nativo.

Para aprovechar la centralita física necesitaremos también un Gateway que convierta las líneas analógicas o RDSI en IP

Pero si todo esto no nos resulta suficiente y queremos contar con la versatilidad de un ordenador, siempre es posible recurrir a unas tarjetas de expansión que convierte un PC en un terminal ATA (como el anteriormente descrito). Básicamente estas tarjetas se conectan en un puerto PCI o PCI-Express libre y aportan entradas telefónicas adicionales para que un ordenador, software aparte, pueda hacerse cargo de todo el entorno de telefonía IP, estas soluciones suelen requerir de un driver específico, y se caracterizan por su versatilidad, toda la que un ordenador puede ofrecernos, claro.

La Telefonía IP es…

…la tecnología que permite integrar voz y datos en la misma red, siempre basados en el protocolo IP de Internet. En realidad hablamos de un sistema que lleva mucho tiempo entre nosotros (desde finales de los 90), aunque no ha sido hasta hace relativamente pocos años, gracias a la extensión de Internet, a la ampliación de los anchos de banda disponibles, la mejora de protocolos y la  calidad de servicios de voz (QoS), que se ha implementado de forma exitosa.

Las ventajas de utilizar Internet para comunicaciones de voz se extiende más allá de los usos de un teléfono analógico o digital, ya que esto nos permitirá, por ejemplo, tener llamadas internas gratuitas entre empresas, un sistema de configuración más completo y con más control, asignación de números geográficos e incluso internacionales, o una optimización absoluta de las comunicaciones.

Internet nos ofrece la red de comunicación, de forma que llevar la voz a cualquier parte del mundo es un hecho que puede realizarse de forma relativamente sencilla.

Es importante observar la diferencia entre VoIP y Telefonía IP.

VoIP es la tecnología que permite comunicar voz usando IP, mientras que Telefonía sobre IP es el servicio propiamente dicho, disponible al público y que emplea VoIP. Aunque parezca mentira, actualmente ya estamos usando esta tecnología, que está mucho más presente de lo que en principio cabría esperar.

De una forma lo más amena posible, voy a descubrir los entresijos de la Telefonía IP a un nivel de usuario básico, para luego adentrarnos en detalles algo más avanzados y ver así qué hay detrás de todo este campo tan relacionado con la informática. Sólo destacaré sus principales características, quedándonos con la información que, pensamos, es la más vital.

Protocolos y estándares de Telefonía IP

Un estándar es un conjunto de normas que permiten definir una serie de actividades de una forma pautada. La telefonía IP tiene sus propios estándares, y realmente hay muchos donde escoger, pero nos centraremos en uno solo: el SIP (Session Initiation Protocol). Este protocolo es el más conocido, fiable de los que existen para Telefonía IP y actualmente el más usado por todos.

Creado en 1996, se caracteriza por su versatilidad, y por haber sido estandarizado por la IETF (Internet Engineering Task Force), lo que lo ha hecho extremadamente popular. Además, se trata de un protocolo abierto, lo que siempre da mucha más libertad a la hora de realizar modificaciones y obtener actualizaciones.

El SIP incluye dos funciones básicas: determinar la ubicación de los usuarios, aportando movilidad, además de establecer, modificar y terminar las sesiones entre usuarios. Y esto lo realiza de manera transparente, permitiendo el mapeo de nombres y la redirección de servicios sin demasiadas complicaciones. La verdad es que el sistema que emplea es realmente sencillo y, sobre todo, compatible con todo tipo de dispositivos.

Las ventajas de SIP respecto a otros protocolos como H.323 o IAX2 son cuantiosas:

•Requiere de menos uso de CPU para las transacciones, por lo que se podrán llevar a cabo un mayor número de las mismas

•Llamadas y conexiones son independientes, aunque ambas residan en la misma capa de transporte.

•La autentificación de origen y destino se realiza mediante mecanismos HTTP, por lo que es comprensible por las personas.

•Puede identificar una llamada y trasladarla a cualquier número de dispositivos de forma simultánea.

•Puede usar cifrado de datos SSH o S-HTTP en cualquier capa de transporte

Además de un protocolo, requeriremos de un códec para codificar la voz y enviarla a través de la Red. Según el que usemos, se requerirá de más o menos ancho de banda, el más usado es el último, el 729, pues es el que menos ancho de banda requiere, aunque la conversión de audio demanda más uso de CPU que otros (pero con las máquinas que se usan hoy en día eso tampoco resulta un gran inconveniente).

Como todo, la telefonía IP requiere de diversos elementos para poder funcionar correctamente. De hecho, cuando los veamos con detenimiento, nos daremos cuenta de que una de las ventajas de la telefonía IP es que emplea menos recursos en general que la telefonía analógica tradicional, lo que reduce los costes y, al mismo tiempo, aumenta la versatilidad de esta potencial herramienta del presente y del futuro.

Lo primero que necesitamos es un usuario y una contraseña, o lo que es igual, una cuenta SIP que nos identifique como clientes de telefonía IP. Esta conexión nos la otorgará el operador al que compremos el servicio de telefonía IP, y mientras incorpore su protocolo SIP no tendremos problema alguna en cuanto a compatibilidad se refiere, ya que sólo necesitaremos una conexión a Internet para poder acceder.

Al mismo tiempo, el protocolo SIP nos asocia con un número que permite llamar entre usuarios de SIP de forma gratuita, siempre y cuando estemos bajo el servicio de nuestro operador.

El segundo elemento que requeriremos es un número de teléfono y una línea de entrada y de salida. El número de teléfono será regional (con los prefijos característicos de Barcelona, Madrid, Valencia, etc…) esto es independiente de las líneas que tengamos, entendiendo por línea la comunicación o llamada entrante o saliente.

Por eso, es posible tener un número pero multitud de líneas entrantes o salientes, o bien una línea pero multitud de números; la correspondencia entre estos elementos no tiene por qué ser proporcional ( Trunk Sip ), para este último necesitaremos otro elemento, que es la centralita.

Así, podemos establecer la conexión que deseemos siempre y cuando tengamos estos elementos. Todos ellos nos lo proporciona el operador que contratemos, que la mayoría de veces nos aporta el resto de elementos necesarios para la comunicación. Al igual que necesitamos de una compañía que nos dé conexión a Internet a nuestro ordenador, o voz y datos a nuestro móvil, también requerimos de una que nos aporte el servicio de telefonía IP, algo esencial sin lo cual no podríamos usar este servicio.

Básicamente, el operador nos da el identificador SIP necesario para que podamos transmitir la voz a través de Internet, y gracias a esto podremos comunicarnos con cualquier dispositivo compatible con SIP (ya hemos comentado antes que es el protocolo IP más utilizado, por lo que no tendremos ningún problema en este sentido) o líneas tradicionales, siendo el Operador de acceso o contratado el encargado de hacer esa conversión.

El operador establecerá las conexiones necesarias, además de otorgarnos el número o números que hayamos contratado. Será también el responsable de proporcionarnos el número de líneas de entrada o salida que contratemos, siendo dichas líneas la cantidad de llamadas simultáneas que tendremos cuando establezcamos conexiones.

Los operadores IP nos otorgan un identificador SIP para que podamos transferir nuestras llamadas a través de Internet. A partir de ahí podemos contratar diferentes servicios, desde la cantidad de líneas que queramos hasta números geográficos.