Controlados sin saberlo, todo lo que los teléfonos inteligentes cuentan sobre tus hábitos

¿Sabes cuántos secretos estás revelando por medio del Wi-Fi de tú teléfono?

Por poner un ejemplo, Fan Zhang, propietario de Happy Child, un restaurante de cocina asiática en Toronto, conoce perfectamente a sus clientes sin haberles preguntado, sabe que 170 salieron a bailar en un mes, que 250 fueron al gimnasio y que 216 viven en un vecindario de clase alta. Tampoco les ha contado que lo sabe. Zhang es cliente de Turnstyle Solutions, compañía de un año de antigüedad que ha puesto sensores en alrededor de 200 negocios dentro de un radio de 1.13 km en el centro de Toronto para rastrear a los compradores mientras se mueven por la ciudad.

Los sensores, del tamaño de una baraja de cartas, siguen las señales emitidas por los smartphones que tienen activado el WiFi, funcionan así: si tienes activado el Wi-Fi en tu móvil ellos pueden rastrear todo lo que haces. Esto les ha permitido crear perfiles de alrededor de 2 millones de personas en lo que va de un año, mientras estas viven su vida cotidiana y van a restaurantes, cafés, clases de yoga, clubes y a su casa.

Basándose en sus rutinas, Zhang, hace poco mandó hacer camisetas de deporte con el logotipo de su restaurante, basándose en datos sobre las visitas al gimnasio de sus clientes y Czehoski, un restaurante local, contrató a un DJ que puso música de los ochentas después de enterarse que más del 60% de sus clientes tenían más de treinta años. Esta nueva tecnología permite que en lugar de lanzar una gran oferta general que puede o no ser atractiva, podamos dirigirnos específicamente al gusto de un consumidor.

Esto es debido al creciente valor de datos de localización. Turnstyle es de las pocas que han comenzado a usar esta tecnología para seguir a personas, donde viven, trabajan y compran. A partir de esto pueden incluso saber el nombre de cada persona que siguen. Por ejemplo, una persona que tiene activados los servicios de locación en una aplicación que usa para subir información públicamente (como Twitter o Facebook) está revelando mucho más de lo que cree.  Está revelando localización geográfica, nombre o nombre de usuario, y a menudo aspectos personales.

Los informes semanales que provee Turnstyle a sus clientes incluyen nombres, edades, géneros y perfiles en redes sociales de algunas personas que se conectan a través de Facebook a un servicio gratuito de WiFi que Turnstyle tiene en restaurantes y cafeterías. Así, usa esa información para establecer categorías de estilo de vida. “Un negocio que sabe cuál es el equipo de fútbol de sus clientes podría ofrecer ofertas los días que juega ese equipo”, dice Chris Gilpin, fundador de Turnstyle

Por ahora, la única manera de salir del rango de geolocalización de estas empresas es desactivando el Wi-Fi de nuestros teléfonos a todas horas, esos lugares en donde nunca creeríamos que estamos siendo observados son nuevos sitios para coleccionar información para este tipo de empresas.

Sin embargo, a medida que la industria crece, los rastreadores de ubicación podrían despertar inquietudes sobre la privacidad. Una compañía podría, por ejemplo, rastrear las visitas de la gente a médicos u hospitales y vender esa información a empresas que buscan hacer publicidad. “Las ubicaciones tienen significados”, dice Eloise Gratton, una abogada especializada en privacidad. Las empresas podrían inferir que una persona tiene cierta enfermedad por sus búsquedas en Internet, por no decir que podrían saber cuánto va esa persona al médico.

En Estados Unidos, las compañías no necesitan recibir un consentimiento antes de recabar y compartir la mayoría de la información personal, incluida la ubicación, aunque hay un proyecto de ley en el Senado que cambiaría eso. Las tiendas reconocen que es un tema sensible. “Probablemente, sería mejor no usar el sistema de rastreo antes de advertir a las personas de que lo vamos a hacer”, dice Glenna Weddle, propietaria de Rac Boutique. “No es invasivo, pero podría provocar una alarma innecesaria”, sostiene.

Fuente: The Wall Street Journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.