802.3bz y 802.11ad, el futuro del cable de red y el WiFi para máxima velocidad

Publicado en: www.testdevelocidad.es/

Las velocidades de navegación cada vez son más rápidas por lo que se requiere la adopción de nuevos estándares para aprovecharlas al máximo. En el apartado de las conexiones inalámbricas hemos visto muchos en los últimos años por la irrupción de los dispositivos conectados, siendo el 802.11ac el más potente del momento y con el 802.11ad en el horizonte. En el caso del cable, ayer conocimos el nuevo estándar que lo hace volar a 5 Gbps bajo el nombre de 802.3bz. Además, no hará falta cambiar los cables actuales.

802.3bz, el cable de red volará a 5 Gbps

El cable ethernet lleva mucho tiempo entre nosotros, pero se empieza a hacer mayor, al menos en su estándar actual. Las conexiones de más de 1 Gbps se encontrarán con problemas para superar los límites teóricos actuales, por lo que la IEEE ha tenido que tomar cartas en el asunto. Lo bueno del nuevo estándar aprobado es que será compatible con los actuales cable ethernet Cat.5, 5e y 6.

El nuevo estándar permitirá velocidades de 2,5 Gbps en los actuales cables Cat.5e y de 5 Gbps en los cables Cat.6. En el caso de los primeros, la velocidad se multiplica por 2,5 mientras que, en el segundo caso, la multiplicamos por cinco. Esto asegura poder disfrutar de las próximas conexiones a Internet que pronto superarán 1 Gbps de velocidad máxima.

La máxima velocidad estará disponible para los cables Cat.6a o Cat.7 que podrán llegar sin problemas hasta los 10 Gbps. El nuevo estándar recibe el nombre de IEEE 802.3bz-2016, o simplemente 2.5 y 5 Gigabit Ethernet. A nivel técnico, utiliza las frecuencias de 100 o 200 MHz, en lugar de los 400 MHz de los actuales, por lo que no será necesario un aislamiento tan perfecto del cable.

Otra de las novedades del estándar 2.5G/5GBASE-T es que podrá suministrar corriente eléctrica directamente a routers, puntos de acceso, teléfonos o cámaras de vigilancia, lo que permite prescindir del cable de corriente en algunos casos. Ahora que ha sido aprobado, no deberíamos tardar demasiado en poder disfrutarlo conforme se vayan actualizando los equipos de red.

802.11ad, el próximo salto hacia delante del WiFi

Si las cosas pintan bien en el terreno de los cables ethernet y las conexiones cableadas, tampoco pintan nada mal en el terreno inalámbrico. Además de la llegada de 802.11ac Wave 2 para exprimir al máximo las velocidades, tenemos un nuevo estándar deseoso de ayudarnos a conseguir la mejor conexión posible. Su nombre es 802.11ad y, a diferencia de los actuales, no funciona ni en la banda 2,4 GHz ni en la banda 5 GHz.

802.11ad es el estándar aprobado por la IEEE para aprovechar la banda de frecuencias de los 60 GHz. Su velocidad máxima teórica es de 7 Gbps, muy por encima de los 3,2 Gbps que puede lograr 802.11ac Wave 2. De forma rápida y sencilla, el hecho de estar en una frecuencia muy superior le permite transportar mucha más información a mucha más velocidad.

Por desgracia, no todo van a ser buenas noticias. Las frecuencias más altas se propagan a mucha menos distancia que las cortas, con un rango de alcance mucho más limitado. Poniendo un ejemplo práctico, ese es el motivo por el que los 800 MHz de la telefonía móvil rinden mucho mejor en interiores de edificios con menos antenas que los 2.600 MHz utilizados para el mismo menester.

A este nuevo estándar también se le ha bautizado como WiGig por su capacidad para lograr conexiones de varios Gbps sin inmutarse. Por el momento, el equipamiento compatible es limitado, aunque ya tenemos algunos modelos en el mercado como el TP-LINK Talon AD7200. Este router combina tres bandas al mismo tiempo y utiliza sus ocho antenas para sacar el máximo de los 2,4, 5 y 60 GHz.

802.11ah y 802.11ax, mirando un paso más allá

Para terminar, vamos a repasar dos de los estándares WiFi que llegarán en los próximos años. El 802.11ah o “HaLow”, utilizará la banda de frecuencias de 900 MHz para una mejor penetración en interiores y será clave para la popularización del Internet de las cosas. Su uso no está pensado para smartphone o tabletas y se enfoca más a la domótica o conectividad inteligente, también para automóviles.

Tampoco podemos dejar de lado el 802.11ax, un estándar anunciado para ofrecer más rendimiento con velocidades de transferencia de hasta 10 Gbps. No llegará hasta el año 2019 y poco a poco se darán más detalles sobre su funcionamiento. Este estándar opera en las bandas 2,4 y 5 GHz y se aprovecha de conceptos actuales como MIMO o MU-MIMO, aunque introduce nuevos. OFDMA es una técnica para mejorar la eficiencia del espectro de frecuencias.

En resumen, estas son las tecnologías que nos permitirán sacar el máximo de nuestras futuras conexiones a Internet, además de habilitar la explosión de dispositivos conectados que llegarán en los próximos años. Recuerda que puedes medir tu actual conexión a Internet y su velocidad en nuestra herramienta, recientemente adaptada a HTML5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.