Yo no desactivé el servicio, ¿por qué tengo que restablecerlo?

Publicado en: http://cincodias.com/

Los servicios de telecomunicación están cada vez más presentes en los hogares. Las llamadas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) cobran más protagonismo en los hogares españoles. Así lo revela la última oleada publicada por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), en la que indican que la penetración de los servicios TIC en los hogares es del 83% de la telefonía fija, del 95% de la telefonía móvil, de un 70% en cuanto a banda ancha y de un 22% de la televisión de pago.

Muchos son por tanto los hogares que tienen un paquete completo de servicios de telecomunicaciones, lo que ha supuesto que el gasto total de los hogares en este tipo de servicios durante el primer trimestre de 2014 sea de 2.978 millones de euros. Pero para que un servicio de telecomunicaciones sea el óptimo para los usuarios, a menudo requiere de otros pequeños servicios que lo complementan y que en ocasiones puede suponer un coste extra. Por ejemplo servicio de contestador en el teléfono fijo, buzón de voz en el teléfono móvil, asistencia técnica, factura electrónica, etc… Estos servicios pueden venir activados por defecto y el usuario es quien debe desactivarlos si así lo desea.

La compañía lo desactiva, y yo lo tengo que activar de nuevo

Pero también puede ocurrir que el usuario se encuentre satisfecho con su servicio en cuestión y se encuentre con que uno de esos servicios accesorios quede desactivado por decisión de la propia compañía que suministra el servicio.

Uno de los casos que se han dado últimamente ha sido el cambio de la factura de papel por la factura electrónica. Buscando un ahorro de costes y un guiño al medio ambiente, algunas compañías ofrecen sus servicios con factura electrónica, en vez de la tradicional factura en papel y lo convierten en una condición más del servicio. Y no solo eso sino que la compañía cambia este servicio por decisión unilateral y el cliente termina aceptándolo. Aunque hay que tener presente que la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios dice que el consumidor tiene derecho a recibir la factura en papel y que este hecho no podrá suponer el pago de ninguna cantidad.

En cualquier caso, es el cliente quien debe reestablecer cualquier servicio que ha sido desactivado sin que el usuario haya tenido nada que ver. Esto genera llamadas al servicio de atención al cliente, en ocasiones puede hasta generar gasto de dinero y además un gasto de tiempo.

Cambio de condiciones, posibilidad de cancelación del contrato

Las compañías están obligadas a comunicar cualquier cambio que haya en las condiciones del servicio respecto al contrato inicial. En ese momento el cliente deberá ser el que decida si acepta o no dichos cambios analizando si le conviene o no y si sigue satisfaciendo sus necesidades. Un cambio en las condiciones iniciales da lugar a que el cliente lo pueda rechazar y por lo tanto que tenga la opción de cancelar el contrato y poder cambiar de tarifa o incluso de compañía

Además, en caso de que se genere un conflicto mayor, los clientes tienen opciones para reclamar sus derechos, una de ellas es contactar con el servicio de atención al cliente de la propia compañía, otra es acudir a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones que pone a disposición la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Para la Sociedad de la Información, de hecho, durante el 2013 recibió 31.612 reclamaciones y resolvió 31.583. En última instancia la opción de la vía judicial, aunque hay que tener en cuenta que ésta generará unos costes que las otras no tienen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.