Los otros números de móvil

Conocemos a alguien que quiere mantener el contacto con nosotros, se aventura y nos pide nuestro número de móvil. ¿Pero qué nos está pidiendo realmente? Asociados a nuestro teléfono hay varios números que son únicos en el mundo, no hay dos iguales. El teléfono corriente, el que se pide en fiestas, redes sociales y reuniones se llama MSISDN. Pero, por ejemplo, nuestro operador no nos conoce por éste sino por otro que se llama IMSI. ¿Para qué sirven y cómo son estos números?

Empecemos por el diminuto DNI que llevamos en el teléfono: el módulo de identificación del abonado, también conocido por las siglas de SIM (Subscriber Identity Module). El pequeño plástico es un ordenador en miniatura, ya que es el soporte de un circuito que incluye un procesador, un sistema operativo y una memoria donde -entre otras cosas- se almacenan los datos básicos de identificación del usuario.

Integrated Circuit Card ID (ICCID)

El chip tiene asociado un número que podemos conocer porque suele estar impreso en la superficie de la SIM. A este número se le conoce como ICCID (Integrated Circuit Card ID, o identificador del circuito integrado de la tarjeta), también como SIM serial number. Es el número de serie que el fabricante da al chip y no hay dos iguales en todo el mundo. Quizás algunos ya estéis familiarizados con él porque es necesario para realizar una portabilidad.

Como la mayoría de números de los que aquí hablamos, la estructura del ICCID está definida por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), a través de una recomendación, y consta de un máximo de 19 cifras. En España es exactamente de 19, y si el número que vemos en la SIM tiene menos es porque algunos operadores no imprimen las primeras cifras. Para todas las SIM del mundo, los primeros dos dígitos son el número 89. Los siguientes, de uno a tres a dígitos, son el indicativo del país (para España es el 34). Le siguen otro grupo de dígitos (cuatro como máximo), que identifican el operador o expedidor de la SIM. En España, el código del expedidor es de dos dígitos.

Esta primera parte del identificador, que determina operador y red, es pública. En España, como hemos visto, es de seis dígitos Si en el número escrito en la SIM faltaban algunos de estos primeros dígitos, tendremos que añadirlos nosotros para obtener nuestro ICCID completo. Y otro detalle: si estamos con un operador móvil virtual y descubrimos que el identificador de expedidor corresponde a otro operador, se debe a que los OMV incompletos (los revendedores) utilizan el identificador de su operador de red. Volveremos a encontrarnos con este detalle más adelante.

Los números restantes del ICCID son los que se reservan al operador para cada una de las tarjetas de sus clientes. En España es lo que va desde el séptimo dígito hasta el decimonoveno.

Quizás haya quedado la duda de por qué en todas las SIM del mundo el ICCID comienza por el número 89. Hemos comentado que este identificador es un número de serie del chip, del circuito. Pero las SIM no son las únicas tarjeas que incorporan uno de estos circuitos. Así que los primeros dígitos definen la industria en la que se utiliza la tarjeta inteligente. El 89 es para telecomunicaciones y, por ejemplo, el 3, 4, 5 y 6 son de servicios bancarios. Como ocurre con las SIM, también pueden conocerse algunos datos de una tarjeta de crédito a partir de los primeros dígitos de ésta.

Si tomamos nuevamente el número completo, quedamos totalmente identificados (en tres dimensiones: país, red y tarjeta) y no hay otro igual al nuestro. ¿Por qué entonces no utilizar el ICCID como número personal y olvidarnos del resto? Al fin y al cabo, el número corriente de teléfono no es mucho más fácil de recordar. Pero imaginemos que se nos estropea la SIM, o nos la roban, o la perdemos. El número de serie identifica un circuito concreto y no otro. Por lo que si nos entregan una SIM nueva, con un circuito nuevo, tendríamos un ICCID nuevo y habría que informar a todos nuestros contactos del cambio. No resulta práctico.

International Mobile Subscription Identity (IMSI)

A nuestro operador, el número que realmente le importa es otro: el IMSI (International Mobile Subscription Identity, o Identificador Internacional de Abonado Móvil). Este número identifica internacionalmente a un cliente y dice que esa persona tiene una línea con un operador de cierto país. Cuando tenemos el móvil encendido, éste se comunica con la antena de un operador y le dice “Hey! Mira mi IMSI: ¿soy cliente tuyo?, ¿tengo una línea contigo?”. El operador reconoce si es cliente suyo con el IMSI y comprueba que no se haya suplantado la identidad mediante una clave de autenticación llamada Ki. Si todo es correcto, nos conectamos a la red y la pantalla del teléfono se llena de rayitas de cobertura. Si no, busca en otra antena. Así que el IMSI es nuestra verdadera identidad en las ondas.

El IMSI, igualmente definido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (en la recomendación E.212), se creó en un principio para que pudieran realizarse llamadas desde una región o país distinto de donde opera nuestra compañía. El operador que nos da cobertura en roaming nos identifica por el IMSI, sabe cuál es nuestro operador y a éste le envía las facturas que generemos, ya que el número le dice qué cliente somos.

Sin embargo, desde que se aprobó la primera definición del IMSI en 1988, el concepto de telefonía móvil ha evolucionado, por lo que en una revisión de la recomendación, del 2010, se sugirió utilizar el IMSI para otros usos adicionales. Por ejemplo: comunicaciones entre redes fijas y móviles, para que un mismo abono pueda utilizarse en diferentes dispositivos o como sistema genérico de identificación (no sólo de telefonía).

El número IMSI se almacena en la SIM, pero -a diferencia del ICCID- no está impreso en la superficie de la tarjeta. Podemos conocerlo preguntando a nuestro operador o al instalar en el teléfono alguna aplicación que nos lo indique (es sencillo en Android, pero más problemático en iPhone).

La estructura del número es muy parecida a la del ICCID. Tiene un máximo de 15 cifras (en España es exactamente de 15). Los primeros tres dígitos definen el país y se llaman MCC (Mobile Country Code) o IPM (Indicativo de País para el servicio Móvil). El MCC/IPM de cada país lo asigna la ITU y el de España es el número 214. Le sigue el número que indica el operador, que en España lo asigna la CMT. Es el MNC (Mobile Network Code) o IRM (Indicativo de la Red Móvil), de hasta tres cifras (en España es de dos). Los dígitos restantes son el MSIN (Mobile Subscription Identification Number) y se reservan para que el operador los asigne a cada una de las líneas de sus clientes.

El MCC junto con el MNC (código de país y red móvil), que en España es de cinco cifras, indica al teléfono a qué red móvil debe conectarse. Estos códigos pueden consultarse, ya que la UIT publica cada cierto tiempo una lista con el MCC y MNC de todos los países y operadores. Similar a lo que nos pasó antes, para los OMV incompletos el número del MNC será el del operador que da servicio (puede ser un operador de red o un OMV completo) .

No podríamos volver a preguntar por qué no utilizar el IMSI como número de teléfono. Hay dos razones. La primera es que el número IMSI hace referencia a una línea, a un abono. Con un mismo operador sería posible mantener dos tipos de abonos para diferentes usos, lo que implicaría dos IMSI con un solo cliente. No queremos que la identidad de alguien dependa del tipo de línea que tiene suscrita. Además, los números IMSI están ligados a los operadores. Estos tienen asignados unos códigos MNC/IRM fijos y reparten entre sus clientes los dígitos restantes. Es deseable que al cambiar de operador conservemos nuestro número identificativo, algo que con el IMSI no podemos hacer.

Mobile Station Integrated Services Digital Network (MSISDN)

Necesitamos un número señale a la persona, y no al chip de la SIM o al abono contratado. Este número es el MSISDN (Mobile Station Integrated Services Digital Network), nuestro número de teléfono, el que damos a nuestros contactos, el de toda la vida. Su estructura es algo más conocida que las anteriores: un prefijo de país que asigna la UIT (el 34 para España) y después unos bloques de numeración que inicialmente se asignan a unos operadores (una tarea que de la que en España se encarga la CMT).

A diferencia del número IMSI, el número MSISDN no está atado a un operador concreto, sino que puede cambiar de uno a otro a través de la portabilidad. Además, como antes hemos comentado, diferentes números IMSI (de diferentes abonos) pueden apuntar a un mismo número de teléfono.

Bloques de numeración asignados por la CMT.

Aunque este sea nuestro número, el que nos identifica como personas, hemos dicho que el relevante para el operador es el IMSI. Éste último es que le dice cómo tiene que facturar una llamada. Tanto es así, que en la tarjeta SIM no se almacena nuestro número de teléfono MSISDN, pero en cambio es imprescindible que esté el IMSI (además del ICCID y otros datos).

En caso de robo, si comunicamos al operador que nuestra SIM ha sido robada, éste nos dará una SIM nueva con un IMSI nuevo para evitar que alguien pueda realizar llamadas en nuestro nombre. Sin embargo, mantendremos nuestros MSISDN.

International Mobile Equipment Identity (IMEI)

Para acabar, un último número. Hemos hablado de nuestra identidad, la del abono y la del circuito de la SIM. ¿Pero y el teléfono? Por supuesto, cada dispositivo también posee un identificativo internacional único. Es el conocido número IMEI (International Mobile Equipment Identity), que puede conocerse al marcar en el teléfono la combinación *#06#.

Está en el aparato y no tiene ninguna relación con nuestro operador ni con nosotros. Pero tiene la gran virtud de que si nos roban el teléfono y se lo comunicamos al operador, con este número puede incluir el terminal en una lista negra que le impedirá realizar llamadas. Así dejamos parcialmente inutilizable el teléfono y amargamos el dulce al ladrón.

Fuente: http://cnmcblog.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.