Equipos

La centralita IP puede ser un aparato diseñado y preparado para este fin, hoy en día todas las marcas tradicionales de Centralitas Físicas tienen modelos que soportan VoIP,  o bien un ordenador convencional al que se le instala un software específico.

Software que hace de centralita:

Los dos más utilizados en la actualidad son 3CX y Asterisk.

3CX funciona bajo entorno Windows, y su principal ventaja es que funciona como una centralita tradicional: llamada por extensiones, grupos de búsqueda de teléfonos, buzón de voz, o incluso respuesta interactiva de voz por menús, etc… La mayor ventaja de 3CX es que al manejarse en Windows su versatilidad queda patente en seguida, además de que existen muchos usuarios familiarizados con el sistema operativo de Microsoft, por lo que 3CX no les resultará desconocido. Además, su integración es tal que funciona a la perfección con aplicaciones de Exchange, lo que facilita mucho las cosas.

Aunque hay disponible una versión gratuita, 3CX es un programa de pago que, aun así, existe una amplia comunidad que apoya y colabora en su desarrollo, y tiene un foro donde ponen en común todas sus dudas y soluciones.

El otro software de centralita utilizado, como hemos avanzado antes, es Asterisk, siendo el más utilizado en la actualidad.

Asterisk es, en ciertos aspectos, antagónica a 3CX, ya que está basada en Linux y es software libre, aunque cuenta con una versión para Windows, lo cierto es que la versión para Linux es la que más soporte recibe, ya que es su plataforma nativa.

La principal ventaja de Asterisk es su coste (es gratuito, vamos) y su amplio potencial al contar con una comunidad muy activa, algo que se ha empezado a ver en muchas empresas, que han optado por este software en sus centralitas IP. Su hándicap es que es difícil de gestionar y de mantener, por eso es importante contar con alguien que entienda y la gratuidad desaparece.

En realidad Asterisk no es mejor que 3CX, ni viceversa; cada usuario deberá estimar qué opción le conviene más en cada caso, y cuál podrá manejar mejor.

Como hemos adelantado antes, una de las ventajas de la centralita es que podemos usar un ordenador cualquiera como tal, con sólo instalarle un programa. Pero también contamos con aparatos diseñados única y exclusivamente para tal fin, de hecho, la gran mayoría de estos aparatos han sido ideados para realizar solamente las funciones de centralita IP, incorporando en su interior, por lo general, un Asterisk diseñado, modificado y empaquetado para que funcione a la perfección en todo lo que se le pida, la forma del aparato es totalmente aleatoria, en el sentido de que el fabricante lo diseña según sus propias especificaciones, aunque no suelen ser demasiado grandes (algunas incluso podrían pasar por un simple router).

A partir de aquí tenemos un número indefinido de fabricantes de centralitas físicas diseñadas para funcionar de manera óptima.

Centralita,… y teléfonos.

Los teléfonos son los terminales que utilizaremos para comunicarnos con nuestros destinatarios, estén donde estén. En la telefonía tradicional siempre se ha requerido un terminal que se conecte a un punto de red telefónico, pueda realizar la marcación de un número y tenga un micrófono y un auricular para poder escuchar y hablar.

En la telefonía IP esto no es muy distinto; en realidad, se puede usar cualquier terminal que disponga de estos elementos para poder usarlo como un teléfono. De ahí su versatilidad.

Escogiendo ejemplos más claros y vistosos, Cisco posee terminales que a la vista pasan por teléfonos normales, aunque su forma y su pantalla de cristal líquido ya indica que esconden secretos… Y básicamente, esos secretos son que además de conectarse directamente a un puerto Ethernet (e incluso ser compatible con PoE), se configuran como un router y son tremendamente versátiles.

Grandstream es otro fabricante de teléfonos IP, con modelos con soporte para 4 líneas IP, o hasta 6 líneas IP. Es muy interesante ver cómo incluso los teléfonos IP siguen diseños muy parecidos entre sí, pero que conservan algunos detalles de los clásicos teléfonos, como el auricular con cable trenzado, los botones con los números o el altavoz para el manos libres. Hay cosas que no cambian…

Yealink es una marca que realiza teléfonos IP muy interesantes, ya que las pantallas integradas son muchas veces en color, sencillos teléfonos con multitud de opciones.

No nos olvidemos que la clásica Gigaset , que hace unos teléfonos híbridos para los que no acaban de decidirse a dar el salto, un teléfono con un diseño muy convencional pero que incorpora tanto una toma analógica como IP, cogiendo lo mejor de ambos mundos.

Otros:

Un softphone no deja de ser un programa que sirve para convertir un terminal (PC, portátil, Smartphone) en un teléfono IP a todos los usos. Así, podremos hablar por teléfono desde nuestro ordenador, por ejemplo, siempre que tengamos una conexión a Internet, unos auriculares o altavoces y un micrófono.

Quizá esto os suene a lo que podemos hacer con Skype desde hace tiempo, ya que fue uno de los primeros en introducir esta opción y en hacer de un ordenador un terminal telefónico. Mencionamos el caso de Skype no sólo por ser de los primeros, sino por usar el sistema P2P para la transmisión de datos.

Naturalmente, no es P2P lo que usan los softphones actuales, de manera que tenemos una buena cantidad de programas que son capaces de transformar un terminal cualquiera en un teléfono: CounterPath, OpenWengo, Nexge, sipXphone, Adore Softphone, Express Talk, Zoiper, Vippie o SJPhone, por poner sólo unos cuantos ejemplos.

Otro programa para softphone: CounterPath

Tras esto puede surgirnos una duda muy lógica: ¿puedo realizar llamadas por Internet desde mi teléfono móvil?

Sí, siempre que tengamos una conexión permanente 3G. Existen multitud de programas para los diferentes sistemas operativos.

Nos queda claro que prácticamente cualquier aparato dotado de los elementos antes citados se puede convertir en un teléfono IP gracias a ciertos programas,

Sí, no tenemos excusa para pasarnos a la telefonía IP…

En el mercado existen diversos aparatos para dotar de propiedades IP a teléfonos analógicos, y es que no siempre vamos a contar desde el principio con la infraestructura idónea para convertir nuestros terminales en teléfonos IP. De ahí que siempre vaya bien un poco de ayuda…

Por ejemplo, existe un aparato llamado ATA o GateWay que básicamente nos permite conectar teléfonos analógicos a un cliente SIP. La forma y apariencia de un dispositivo ATA no se diferencia demasiado al de un pequeño router o un switch de escasas bocas.

Entre sus ventajas tenemos que ofrecen una calidad de sonido incluso mejor que los teléfonos virtuales, son independientes de cualquier sistema operativo (y, por lo tanto, de virus o fallos), no requiere de un aprendizaje extra por parte del usuario, y consume menos energía. La única desventaja destacable es que no es tan versátil ni transportable como un teléfono IP nativo.

Para aprovechar la centralita física necesitaremos también un Gateway que convierta las líneas analógicas o RDSI en IP

Pero si todo esto no nos resulta suficiente y queremos contar con la versatilidad de un ordenador, siempre es posible recurrir a unas tarjetas de expansión que convierte un PC en un terminal ATA (como el anteriormente descrito). Básicamente estas tarjetas se conectan en un puerto PCI o PCI-Express libre y aportan entradas telefónicas adicionales para que un ordenador, software aparte, pueda hacerse cargo de todo el entorno de telefonía IP, estas soluciones suelen requerir de un driver específico, y se caracterizan por su versatilidad, toda la que un ordenador puede ofrecernos, claro.